lunes, 22 de febrero de 2010

Herr Geist

Alma... almacenarte.
Cenarte cada noche en historias de combate.
Combatirte... no, regresarte.
Traerte de nuevo a mis aposentos
solo para volver a matarte.
Matarte no, atarte...
con un hilo invisible unirte a mi ombligo.
Y ya no soltarte.
Soltarme... saltarte,
no caer en tu pozo ciego,
no dejarte tragarme.
Trágame, de un solo bocado.
Atragántate de mi, devuélveme entera.
Devuélveme... vuélvete.
No te des vuelta, no me mires.
No podré irme si esperas que regrese.
No regreses, no me beses.
No podré escapar de ti.
Escaparme... no debes acapararme.
Debo volver a estar en pie.
Pararme, mientras escapas a una parte de ti.
Partirme... sólo por volver a tus brazos.
Abrazárteme... Ten miedo de mi.
Si, témeme, cual yo temo tu recuerdo.
Recordarte... recostarme, recortarte.
Cortar en pedazos esta luna de hiel.
Recuérdame... dame eso por lo menos.
Por lo de-más, ya te tengo en el recuerdo
de saber que nunca estás, saber que nunca estarás.
Saberte.... vivo, saber tu cuerpo.
Saborearte, saborea mi ser una ultima vez.
Borrarte... eso debería hacer.
Barrerte de mi piel, de mi boca, de mi sien.
Sientes...? Lo sientes? Qué sientes?
Yo lo siento..., todo. Cada aguja, cada agujero.
Agujereo... tu imagen.
Imagino que te tengo.
Imaginame tenerte.
Tenme cerca, al oído, al suspiro.
Guarda distancia de mis deseos.
Deséame bien, deséame lejos.
Deseo que desees ya no desearme,
y tan sólo amarme.
Amarme nunca fue tu fuerte.
Amárrame fuerte, lejos de ti.
Amárrame a tu almohada
y ya no me dejes ir.
Me iré... volando alto.
Me iré... consumiendo lento.
Consume nuestra historia.
Se consume a fuego lento.
Sin cenizas, ni brazas,
ni chispas, ni encuentros.
Encontrarte una mañana...
Encuéntrame allí donde yo te encuentro.
Cuéntame del delirio que te sigue en el invierno.
Cuéntame las verdades que nunca fueron.
Te cuento, me encuentro con puros destierros.
Destiérrame de tu vida, arráncame de prepo.
Arranco tu noche de aquel julio de fuego.
Más por favor arráncame un último beso.
Y que sea el primero de cientos y cientos.
Ánclate a esas llaves, piérdete en tu amar.
Pierdes..., todo lo pierdes.
Te anclas a la normalidad.
A una rutina de soledad.
Soldado que juega solo
con una mujer que nunca está.
Soldarte a una bala,
y dispararte hasta nunca jamás.
Dispárame... dispárame una vez más.
La última bala no me llego a matar.
¡Que disparate! Disparar a la nada estas frases de cajón.
Cajonearte... ley para ya no pensarte.

¿Qué piensas?
¿Me dejarás olvidarte...?




2 comentarios:

Logan dijo...

It´s something complex... that only a complex mind can understand. Don´t you agree...?? I´m not ready to interpret this text, yet...

Leo dijo...

hooouuuu yet jaja es flashero mile, muy pero me re cabe, sabes q soy asi. Yo lo entiendo, quiza xq te conozco pero a mi me re gusta